TE PIDO PA REYES

publicado en: Blog, Relatos | 0

La vida es demasiado corta…..como para no hacer lo que te apetece en cada instante, y debido a este maldito virus, donde la vida nos ha cambiado por completo aunque no lo parezca, hemos dado todos un giro de 180º, nada volverá a ser lo mismo, que hace apenas un año. Os acordáis que hace un año estábamos haciendo retos por intentar pasar el tiempo sin desquiciarnos demasiado, pues yo no es que lo este, pero poco me falta. Eso si, de esta pandemia hemos apreciado bien bien, quien si , quien no, y quien nunca mas, se les ha visto el plumero a mas de uno y de una, que aquí no se escapa ni el mas pintao, ni la que escribe, tampoco.

 

Hoy tengo la mente inquieta y allá os va, espero que os guste.

 

TE PIDO PA REYES        25 – Abril -2021

No hacia apenas ni tres días que había quedado con un viejo amigo de esos pocos que eran sin filtro, continuaban en contacto, ya menos pero ahí estaba, necesitaba un regalo para alguien especial,  quedaron en que se pasaría. Cuando llego lo hizo subir, pese que su amigo le invitaba a un café en algun bar cercano, pero siendo certera, las cafeterías de su zona estaban cerradas. Le ofreció  una infusión era todo lo que poseía, dado que la cafetera se rompió y no compro otra. Charraron y se pusieron al día, ya tocaba, casi un año sin verse, la ultima había sido de refilón. Quedaron en verse otro día mas adelante cuando los bares abrieran por la tarde, para poder sentarse en alguna terracita y hablar distendidamente con un café y un cortado delante.

Esa cabecita loca suya que no paraba ni por un instante, la llevaba de cabeza hacia unos días, estaba indecisa, no sabia muy bien si dar el paso o quedarse parada o retroceder y ver que sucedía con el paso del tiempo. En esos pensamientos se encontraba, cuando comenzó a recordar la primera vez que lo tuvo delante, no le pareció un hombre de los que a ella le volvían loca, dado que no era muy alto, ni fornido, mas bien bajito y esmirriaito, pero fuerte. Después de hablar de las condiciones del servicio, lo hizo desnudarse con eso de que ella llevaba menos ropa, caballero desvístase que lleva mucha ropa, para los menesteres que desea.

Todo lo que recordaba de aquel muchacho que apenas pasaba de la treintena, era que nada mas lo vio desnudo y empalmado, le indicaba con la mano, ese gesto de a modo pistola en mano para decirle que con el si iba a ser cierto que, los bajitos la tienen mas grande que los altos, aunque bien sabia ella que  altos tambien van bien armados. Ahí ya empezaron las risas y no pararon en toda aquella sesión maratoniana de sexo, donde no sabia muy bien como se había entregado por completo, besos y mimos a tutiplen, arriba, abajo, corrida tras corrida, y en una de aquellas embestidas, se lo dijo sin contemplaciones, «te pido pa reyes», le salió del alma, que manera de follar, que forma de aguantar, que gustazo. Cuando se fue, tan solo se dijo para si, le tenia que haber pagado yo a el, en vez de al revés, madre mía con los años que llevaba en el negocio, y eso le había sucedido en muy raras ocasiones, si no recordaba mal, con este muchacho era el que hacia cuatro.

Pensó que no lo volvería a ver, como sucedía con una gran mayoría de sus clientes, eran de paso o por probar algo diferente a lo que había en el mercado, porque bien sabia ella, que no era una scort convencional. Tambien se dijo, menos mal que aceptaste, porque lo tuyo te costo, decirle que si al muchacho, porque su foto de perfil engañaba, era mas guapo al natural.

La semana anterior había vuelto, y sobre que ya iba sobre aviso de todo lo que podía hacerle en la cama, la volvió a sorprender, aguanto y aguanto, la hizo subir al cielo en innumerables ocasiones, con apenas unos minutos, volvió a repetirle, te pido pa reyes, a lo que respondía, mejor para navidad, y sabiendo ella que le quedaban apenas 2 meses para su cumple, soltó entre risas y jadeos, para mi cumple que queda mas cerca.

Y en esas se encontraba debatiendo, si decirle aquel muchacho que volviera todas las semanas para follarla como si no existiera un mañana, o dejar pasar el tiempo, ya lo había hablado con una buena amiga, y bien sabia ella, que en su vida las mezclas no habían sido nada buenas, porque si llamaba ella seguramente perdería a un cliente, quizás lo viera en alguna ocasión mas y si te he visto no me acuerdo, ese pensamiento extraño que poseen muchos hombres, de que si una mujer pide sexo, les parece que desea matrimonio, ni harta de vino repetiría, una y no mas, pero es que, follarla asi, y entregarse ella asi, hacia años que no le tocaban folladas asi.

Asi que al poco rato de irse su amigo, le pregunto que hacer con eso de que el era chico, que el pensamiento cambia de féminas a varones,  después de los consejos de su amigo, hubo muchos, le enviaba un whastapp al muchacho, y después de varias horas contesto. Llevaba razón su amigo, el tema económico era crucial para sus encuentros, asi que quedaron en que llegarían a un acuerdo, mientras tanto, tambien quedaron para el domingo. y ansiosa estaba por que llegara el día, aunque a lo largo de los estos tres días, había pensado ya, que quizás el muchacho se rujaría en el ultimo segundo, como sucedía con un grandioso numero de caballeros,  sin móvil económico de por medio. En unas horas sabría si lo tendría delante o no volvería a saber de el en su vida, dado que ella no daba segundas oportunidades.

La vida es demasiado corta como para no pedir a quien sea, lo que verdaderamente nos gusta y nos enloquece, pese a pasar por tu cama de quince a veinte hombres por semana, sin mayor placer que el lucrativo, porque cada cual posee un trabajo y el de ella hacia muchos años era el de, complacer a caballeros deseosos de besar, acariciar,  morder, azotar, lamer, chupar, penetrar,  sus tetas, coño y culo, aprendio bien su oficio, tan bien que ni se acordaba ahora mismo si le pregunto al muchacho como se llamaba, en su agenda estaba con los cuatro últimos dígitos de su numero de teléfono.

FIN

 

Después de los últimos acontecimientos en mi vida, no muy bonitos, hemos perdido al jefe por un maldito cáncer, he aprendido que la vida es demasiado corta como para,  no disfrutarla, amarla, sonreírla, y vivirla como nos apetezca a cada cual, sin hacerle mal a nadie. Como es esa famosa frase de la escalera, tu sube pero no pises a nadie que luego tienes que bajar, o algo asi.  Feliz vida.

 

EL JEFE – TRASTO – b7s al cel. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.