Yo creo, que se me ha cerrao

publicado en: Blog | 4

Decirme, quien no ha dicho o pensado  “Yo creo, que se me ha cerrao”, cuando hace mucho tiempo que no ha mantenido relaciones sexuales? Vengo yo pensándolo y alguna vez que otra lo he dicho en alto o ha salido a bailar en una conversación, por circunstancias de mi vida. Ahora ya fuera del cachondeo.

Quizás, puede, tal vez, hayas notado que, todo va como la seda, hasta que toca que te penetre, y ahí duele, quizás solo un poco, o quizás un mucho. Quizás no te atrevas a decir nada, tal vez evites intimar por evitarlo a toda costa, o quizás no, y sea un suplicio para ti. Puede que pienses, si he tenido un hijo y me salio por el xoxo,  si me he tirado a medio regimiento,  como es posible esto?

Puede que sea estrés, puede que te hayan operado recientemente, pueden muchas cosas porque nuestro cuerpo no es tonto, y te lo hace saber pero no con palabras.

Hace ya algún tiempo me comentaron algo parecido a esto y no se porque me ha venido a la mente hace un ratillo, y tal vez algo tenga que ver, en que aquí la presente hace un tiempo que na. Lo solución mas eficaz son los dilatadores vaginales, que no son mas que dildos en diferentes tamaños, para que vayas poco a poco. Ni pastillas ni cremas milagrosas, hay que devolverle la elasticidad a la vagina y este es el método.

Aquí que se indaga todo, he encontrado este articulo que aquí debajo os dejo:

DILATADORES VAGINALES: INSTRUCCIONES

Muchas disfunciones sexuales, como son el vaginismo  o la dispareunia, están relacionadas no sólo con problemas psicológicos, sino que tienen también un componente físico: Los músculos del suelo pélvico pueden estar realizando una contracción involuntaria que puede provocar dolor pélvico, imposibilidad para el coito o la aplicación de un tampón,…

Los dilatadores vaginales son una ayuda al tratamiento para el vaginismo  y en este artículo tienes una serie de recomendaciones para saber como se aplican los dilatadores.

Usar los dilatadores vaginales tiene varias ventajas como son:

– Lo puedes aplicar cómodamente en tu hogar, buscando el momento adecuado, en la intimidad, relajada,…

-Aunque la primera vez que veas los dilatadores vaginales puedas asustarte por el hecho de introducirlos en la vagina, piensa que te los vas a aplicar tu misma: Tú controlas hasta donde puedes llegar sin que sea doloroso, lo que genera menos ansiedad.

-Al ser una técnica “progresiva” puedes ir viendo tu evolución (aunque sea lenta) al pasar de un tamaño de dilatador a otro.

Pero también puede tener la desventaja de que estando sola en casa te surjan dudas de si estás realizando el ejercicio correctamente con los dilatadores vaginales, o te frustres si crees que no estás avanzando.

Por eso espero que los consejos que tienes a continuación te sirvan de orientación para animarte a iniciar un tratamiento, pero quiero enfatizar que para este tipo de problemas tendrás resultados satisfactorios con un tratamiento personalizado y continuado realizado con un especialista.

Algunas de las alternativas terapéuticas que puedes tener para obtener la recuperación ante este tipo de problemas incluyen:

Tratamiento con medicación: hoy en día se aplican desde relajantes, diazepan, botox,…

Tratamiento psicológico: La relajación es un factor importante para que se genere esa contracción involuntaria en el vaginismo, ya que muchas veces es más debida al “miedo al dolor” que el posible dolor en si mismo. Un terapeuta sexual puede ayudarte a darte pautas para reducir la ansiedad, buscar el origen del problema,…

– Tratamiento del problema físico: Un fisioterapeuta especializado en fisiosexología podrá no sólo asesorarte sobre los dilatadores vaginales, sino que puede enseñarte ejercicios pélvicos para disminuir la espasticidad,… Además, puede ayudarse de otras técnicas como el biofeedback para que aprendas a relajar la musculatura, o terapia para que disminuya el reflejo que provoca la contracción involuntaria..

TIPS PARA EL ÉXITO 

1. Ten paciencia, lo conseguirás poco a poco.

2. Debes estar relajada: la música, la iluminación,…todo lo que creas que te pueda ayudar úsalo.

3. Conoce tu cuerpo: explóralo interna y externamente, ¡tus manos son tu mejor ayuda!.

4. No tienes que llegar más allá de donde notes dolor.

5. ¿Sola o en compañía? Si quieres tu pareja puede ser tu mejor apoyo para realizar el tratamiento.

6. Piensa que no estás sola: se estima que el 5-10% de las mujeres sufren vaginismo o dispareunia.

GUÍA PARA LA APLICACIÓN DE LOS DILATADORES VAGINALES

ANTES DE EMPEZAR

1º  Para estar cómoda y relajada: ¿qué tal un baño antes de empezar? Te ayudará a reducir la ansiedad y a relajar la musculatura.

2º Elige el mejor sitio de casa, cualquiera es válido: la cama de tu habitación, sofá,…

3º Elige también la mejor postura.  Normalmente la postura sería boca arriba con las piernas ligeramente separadas y flexionadas.

No debes que estar tensa (ni tú en general, ni tus piernas ni músculos del suelo pélvico).

4º Puedes comenzar con un preparativo tocando suavemente la zona externa e interna (si puedes acceder) con tu mano: no sólo se trata de conocer tu cuerpo, ese masaje te ayudará a relajarte. Si lo prefieres, también puedes usar un masajeador.

5º Otra manera de relajar previamente la musculatura es realizando ejercicios de Kegel, no con el objetivo de fortalecer la musculatura, sino que al terminar la contracción ésta se relaje. Pregunta a tu terapeuta, te dará consejos sobre como hacerlo.

6º  Usa el dilatador siempre con lubricante: es conveniente que sea de base de agua (y no de aceite), como el lubricante a base de agua.

Pon una toalla debajo de tu cuerpo si quieres evitar manchar las sábanas con el lubricante.

CÓMO USAR LOS DILATADORES VAGINALES

1º Empieza por el dilatador más pequeño: Insertálo sin dolor.

Tóma tu tiempo para insertarlo. Piensa que introducirlo un milímetro ya es un progreso, ¡así que no hay prisa!

2º Déjalo insertado unos 10-15 minutos. Permite que los músculos se relajen, respira profundamente. Recuerda que debes sentir presión pero no debes sentir dolor.

3º Si empiezas a notar dolor, es el momento de retirarlo: Espira y retira el dilatador lentamente.

4º El tratamiento no consiste en introducir y sacar el dilatador de forma reiterada: Se trata de que esté introducido durante un tiempo de forma mantenida, para que se relaje la musculatura.

5º No tengas prisa o frustración sobre tu avance: No existe un tiempo determinado para avanzar de un tamaño dilatador a otro más grande: Sin prisa, pero sin pausa.

AL TERMINAR

Lava tu dilatador con agua tibia y jabón suave o con un producto específico para limpiar accesorios de uso íntimo.

RECUERDA:

Ver que progresas o que puedes tener el dilatador dentro “ayuda a tu cerebro”, conseguir´-as estar más relajada aún, disminuirá la tensión.

Espero que este artículo te haya sido útil. No te avergüences: libérate de este problema, consúltalo con tu médico  y ponte en manos de un profesional.

Muchas mujeres padecen problemas como el vaginismo en silencio, si quieres ayudarlas a que sepan que pueden solucionar su problema comparte este artículo.

 

 

Aquí puedes ver los diferentes tipos, según si están enfocados para tratamientos como el vaginismo (como es con Amielle Comfort o con Feminaform) o si son tras radioterapia pélvica (Amielle Care).

Este articulo a sido copiado integro de: Salud Pélvica.

Espero que os haya aclarado algunas dudas, y si creéis que los necesitáis, acudir a una farmacia o pharafarmacia, porque ahora mismo en 3condons no disponemos de estos dilatadores vaginales, pero no lo descartamos en un futuro.

Recordad, siempre poco a poco, sin prisa y relajadas. No penséis que con una vez que lo hagáis listas, esto es como hacer ejercicio para tener abdominales marcados o culo duro, un poquito todos los días o 3 veces por semana y a base de constancia, es cuando se ven los resultados. Pues en esto de devolverle la elasticidad a la vagina  para obtener placer y no dolor, IGUAL.

Si tenéis pareja seria muy conveniente que se lo hicieseis saber, que ya se sabe que una buena relación se basa en una buena comunicación,  contándolo todo, tanto bueno como malo.  Si no la tienes, pues nena, sólita que eres bien capaz de ello y de mucho más.

Cierto es que, a mi madre la operaron de un cáncer de útero, y al salir del hospital le dieron un dildo de cristal, para que le devolviera la elasticidad.

Si el presupuesto anda corto, tira mano de los que tienes, lo lavas bien con agua y jabón neutro o con algún gel para limpiar juguetes, le pones un condón al dildo,  lubricante y al lío, que ya que te has decidido, no vayas a recular por unos euros, no crees?

En fin, esto es todo. Mucha suerte y viva la elasticidad!!!!

 

 

 

 

4 Respuestas

  1. Ninfa y Golfo

    Un post buenisimo!!!!

    Nos ha encantado leerlo!!

    Besos de Ninfa y Golfo 😉

    • Rosa

      Mejor que mejor, de eso se trataba. Mil besazos para vosotros también.
      Tened un buen día, b7s

  2. Xica

    Muy bueno Rosa!
    Una información muy real y válida y además natural!

    • Rosa

      Gracias, me alegro que te haya gustado.
      Ten un dia magnifico, b7s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.